martes, 7 de enero de 2014

Sobre el arduo oficio y la (in)creíble profesión de Lector.

en http:// alexelinterprete.blogspot.com

Actualización 01/2014 : He revisado y registrado una versión de esté relato en PDF para facilitar la lectura y la forma de compartirlo. :-)


"El contenido de información del cerebro humano expresado en bits es probablemente comparable al número total de conexiones entre las neuronas: unos cien mil millones de bits. Si por ejemplo escribiéramos en inglés esta información llenaría unos veinte millones de volúmenes, como en las mayores bibliotecas del mundo. En el interior de la cabeza de cada uno de nosotros hay el equivalente a veinte millones de libros."
Cosmos, Carl Sagan (1989: 247) 



Existe una ocupación que puede ser, a lo sumo, una de las más complejas e (in)creíbles en el mundo; el oficio de Lector. Si la profesión de Lector tuviera una oportunidad de regularse en el mundo académico, (pienso yo, aunque poco importe mi opinión)  se ubicaría con seguridad en las facultades de Ciencias Humanas. No en los departamentos de Lingüística o Literatura,  el oficio de Lector sería una disciplina del trabajo de campo (¡Mucha atención a esto!), del contacto interpersonal, mucho más cercana a la antropología. Sería, sin lugar a dudas, una afortunada oportunidad tener el oficio de Lector en las universidades... lo que sucede es que esta profesión no permite dichas categorías y distinciones, dada su naturaleza perenne. 
Primero aclaremos los términos. No tendría mucha trascendencia que habláramos de un simple "lector" aquí. Un simple lector puede ser cualquiera; por ejemplo, usted (con el debido respeto), el que lee este relato por casualidad, el que lee la publicidad en forma de diario gratuito o aquel cuya experiencia literaria más cercana, son los subtítulos de una película. Un lector es todo aquel que pueda hacer inferencias de caracteres negros en fondo blanco, desde un devorador de novelas hasta un analfabeta funcional; el lector en su más mínima expresión. Como entenderán, no me refiero a cualquier lector, sino al Lector, con mayúscula; aquel que tiene el arduo oficio de conversar con los pensadores de la humanidad, y digo conversar, porque como sugirió Descartes, leer un libro es 'tener una conversación con hombres nobles del pasado, pero no una conversación cualquiera, sino una con sus pensamientos más selectos’. 
Para entender este oficio, solo basta mencionar el ámbito de acción del Lector: todos los libros que han sido publicados en la historia de la humanidad: 129'864.880. Si nos leemos un libro cada semana, podríamos terminarlos en 2'497.401 de años… unas 35.677 miserables vidas. Sagan sugiere que nuestro cerebro tendría la capacidad de almacenar veinte millones de libros, contando sólo la capacidad de las conexiones del cortex cerebral, debo decir que eso supondría que cada conexión cerebral se comportara como un dispositivo de almacenamiento, una memoria USB en cada sinapsis o en cada elemento del ADN del tejido cerebral. ¿Cómo podría el cerebro lograr almacenar tanta información? El cerebro, aparentemente, nunca se llena y logra almacenar no sólo datos bibliográficos, sino también, la programación de toda una solitaria vida; sentimientos, personalidad, recuerdos, fantasías, dimensiones paralelas… al mismo tiempo que puede controlar la capacidad del razonamiento consciente en una compleja interacción como cuando (usted está siendo embaucado). ¿Cómo puede el cerebro almacenar tanto? Les tengo la respuesta... el cerebro puede secuestrar muchas vidas más, porque, ¡Voilá!  todo lo que "está" en el cerebro, puede estar en cualquier lado. Pregúntenle a los físicos cuánticos, que se nos acercan en esa comprensión.
Como dije, dado el vasto universo de los libros y el cerebro, debería existir una profesión dedicada a leer libros; el Lector, así con mayúscula. Su oficio sería abordar las lecturas adultas, es decir, la lectura de los Autores, de los libros serios, excluyendo lo que algunos de forma despectiva denominan, literatura barata y seudocientífica. Sí… en todas las profesiones es necesario leer y abordar los Autores, pero sólo para la profesión de Lector, el abordaje bibliográfico sería un fin en sí mismo. 
Sin embargo, existe un problema. Como se ha comprobado, este oficio no puede ejercerse en la Tierra. Los Lectores, aquellos que desearan hacer de la Lectura su proyecto de vida profesional, corren el riesgo de tener vidas desgraciadas y romper su vínculo con el mundo sensible (el escape, es su única salida). Están condenados a vivir alejados de sus familias, sin relaciones humanas duraderas y a perder su identidad, su esencia humana improvisada, al encontrar que todo lo que saben-leen, no es un conocimiento propio ni original, sino sólo la sumatoria de todo lo que han dicho otros a lo largo de la historia humanidad; se derrumban al detectar que todo lo que piensan y dicen ya ha sido escrito. Todo lo que leen. Nos repetimos constantemente y pocos parecen notarlo, ¿verdad?
De hecho, los Lectores casi siempre entran en un shock esquizofrénico, cuando avanzadas sus investigaciones lecturológicas, perciben que todo el universo se constituye en un discurso legible constituido por múltiples lecturas, como el material verdoso y digital de una gran Matrix. Esto lo puedo asegurar, pues de hecho… yo, el que escribe esto, soy un Lector. He corrido la suerte de quedar atrapado en el mundo de las letras, y estuve mediante este escrito (hasta donde me permitieron intervenir, intervine), previniendo de los peligros a los que usted, potencial colega, se expone. Somos muchos los que habitamos por aquí en Lecturolandia, el país de los Lectores errantes, los cuales, una vez quedamos atrapados, nos dedicamos a servir de lectores modelos a los escritores cuando estos escriben. (Ya está avisado). Los escritores son Lectores en potencia. Los escritores que hacen caso omiso a esta realidad y prefieren seguir escribiendo-leyendo estas líneas, no se imaginan que cada vez que escriben, brindan el alimento a nuestro mundo, y nos ofrecen la oportunidad para que ellos puedan ser [...]


Bogotá, 7 de enero de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizá te interese leer

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...